"Un lugar en el mundo" Instalación para la Noche en blanco de Badajoz

DOSSIER: PDF

TIPO DE TRABAJO: Instalación de Arquitectura efímera

ENTIDAD: Ayuntamiento de Badajoz, España.

DESCRIPCIÓN:
Se trata de un cofre hecho con la geometría, con el reciclaje, con la precisión y con la ilusión y la austeridad; con la mirada afilada del arquitecto y con la certeza de que encierra un tesoro muy particular. Construido con el extrañamiento de proponer en este mundo ruidoso y abigarrado un espacio disponible, más humano y cercano; “un lugar en el mundo”.
Estructura de paraboloides hiperbólicos tangentes de tubos de 5m de longitud de PVC unidos por bridas de plástico.
"Piel" de paneles de 55x55x0,15cm de lámina PET (material con el que se fabrican los envases de los yogures)





"Un lugar en el mundo" 

Instalación de arquitectura efímera para la "Noche en Blanco de Badajoz

Daniel Jiménez, Jaime Olivera, Juan Carpio, Jose Antonio Rodrigo y Fernando Mariano Molina.

Estructura de 5 paraboloides hiperbólicos tangentes de tubos de 5m de PVC (cedidos para el evento por el Colegio El Tomillar) unidos por bridas de plástico.

"Piel" de paneles de 55x55x0,15cm de lámina PET (material con el que se fabrican los envases de los yogures)



   








Ya sea como estrategia proyectual o como pura fascinación por el objeto, la arquitectura usa de manera recurrente la idea de cofre.

Desde el mismo Partenón a la más humilde de las ermitas, desde la bóveda ocelada del Panteón de Agripa hasta la casa de cada uno, la arquitectura es un recipiente que actúa como relicario de dioses, confinamiento de recuerdos, envolvente de acciones…

Los cofres, ya desde su ornamento y su forma, sus herrajes, candados y labras, muestran el valor de lo contenido, aún oculto, a buen recaudo. Porque todo cofre es cofre del tesoro, patente la certeza de que hay algo que preservar, atesorar, cuidar, conservar.

Así, si atendemos al carácter de lo edificado, se hace patente la conexión tipológica entre la biblioteca y el banco, entre la propia técnica del encofrado y la construcción de la casa, del refugio. Todos cofres.

Por eso nos interesa tanto la arquitectura: guarda en sus espacios lo más preciado, a nuestros seres más queridos.

Dice el arquitecto suizo Peter Zumthor que lo más hermoso en relación a sus edificios es “imaginarme cómo serán recordados por alguien al cabo de 25 o 30 años. No porque se hayan publicado en un sesudo manual o en una colorida revista, sino porque quizás en uno de ellos conoció a su primer amor”. Eso es intentar hacer arquitectura como entorno, como sitio donde ocurren las cosas más maravillosas, como un cofre de secretos, de deseos, de recuerdos y de sensaciones.

Hemos construido un cofre, con la geometría, con el reciclaje, con la precisión y la; con la ilusión y la austeridad; con la mirada afilada del arquitecto y con la certeza de que encierra un tesoro muy particular. Construido con el extrañamiento de proponer en este mundo ruidoso y abigarrado un espacio disponible, a buen recaudo, aunque aparentemente siempre estuviera allí. Un lugar donde parar un rato, escuchar un cuento, encontrar a un amigo…, o , quien sabe si habrá tanta suerte, dar tu primer beso…

Y eso es arquitectura, tan fácil, tan bello…, para ti, para todos, un lugar en el mundo.



Fernando Molina · Juan Carpio · José Antonio Rodrigo · Daniel Jiménez · Jaime Olivera [arquitectos]

Un lugar en el mundo, espacio efímero de arquitectura se ha construido con:
-72 tubos de PVC de 5 m de longitud (cedidos por el colegio El Tomillar, que los usa para ejercicios de geometría y especialidad con sus alumnos de secundaria)
-512 paneles de PET lacados en blanco y rojo, usados para fabricar los vasos de los yogures
-650 bridas de sujeción convencionales


No hay comentarios:

Publicar un comentario